Tema de la semana

#ELTEMADELASEMANA: CARTA A MI YO DEL FUTURO

Hola “Yo del futuro”, 

No sé cuántos años habrán pasado desde que escribí estás letras, imagino que unos pocos, porque estas cosas que creo me pueden convenir recordarme son más para largo plazo, creo que a medio no se me van a olvidar.

Sonríe. Ríe. Baila. Mira series. Duérmete en el sofá. Escribe. Haz fotos. Organiza una comida con los amigos. Pisa la playa. O haz lo que sea que ahora nos haga brillar los ojos. ¿Por qué aún nos brillan, verdad?

¿Sabes? Teníamos muchas dudas sobre ser buena madre, qué hacer en cada momento, si estábamos tomando la decisión correcta… Felicítanos, seguro que cometimos muchos errores, pero más seguro aunque hemos ayudado a crecer a alguien increíble (¿a uno o más de uno? lástima que no me puedas responder…). Deja por un momentito la carta y ve a decirle, o decirles, que es (son) magnífico(xs) y cuánto le(s) quiere(s); nunca está de más. Espero que no hayamos perdido la costumbre de hacerlo con frecuencia.

¿Has vuelto? Sigamos. ¿Y con marido? Te escribo que el peque tiene 3 meses y 4 días. Con marido hemos hecho muy buen equipo pero nos ha costado volver a encontrar momentos para nosotros. Espero que ya lo tengáis dominadísimo y que sigáis esperándoos a ver los capítulos de las series juntos aun arriesgándoos a sufrir spoilers, que compartáis los platos en los restaurantes para poder probar más cosas y que continueis andando por la calle cogidos de la mano. Sigue diciéndole cada día lo que sientes por él y cómo te sientes, aunque no todo sea bueno. 

Por cierto, ¿cómo llevas lo de la Operación Quererme? Espero que lo hayamos conseguido, ya sabes que pensaba que sin quererse a una misma es imposible querer bien a nadie…. Pero si aún andamos en el camino, no te rindas, ya sabíamos que no era fácil cuando empezamos pero nunca fuimos de tomar el camino llano… Y si lo has conseguido, mi más sincera y eufórica enhorabuena! Debe ser tremendo eso de levantarse por las mañanas, mirarse al espejo y… sonreírse! Sigue queriéndote cada vez más

Estar con la familia y amigos nos gustaba mucho, y tengo la sensación de que esto no habrá cambiado. Revisa la agenda y monta un buen plan, aunque hayas hecho alguno hace poco  nunca está de más; así nos recordamos no dejar que las obligaciones se coman las cosas importantes de la vida. 

No sé dónde estás trabajando ni de qué, pero hubo una época en la que ibas a trabajar contenta, disfrutabas de lo que hacías y no te pesaba echarle unas horas de más. Si no te está pasando: muévete, cambia… Recuerda cámo te removía ver quien se queja de lo que hace y no hace nada para cambiarlo. No te conviertas en alguien que te disguste

Si tienes en mente algún plan, sobre todo si te parece disparatado, arriesga. No sé de qué se trata pero no es demasiado tarde, nunca lo es. Te insisto porque siempre has sido muy cabal, dudo que hayas cambiado tanto como para que  se te antojen proyectos descabellados. Pero si es así… háblalo con marido y lánzate a ello. Estoy segura que sigue apoyándote en cada paso que das, así que deja la cartita por un momento y abrázale fuerte.

Oye, escríbele una carta a nuestra yo jubiletis para que no se olvide de todo lo importante que hayamos aprendido en estos años. ¿Trato? Yo prometo seguir aprendiendo, no rendirme y pasándomelo en grande. Ahora te toca a ti tomar el relevo.

¡Nos seguimos viendo!

No Comments Found

Leave a Reply