Tema de la semana

#ELTEMADELASEMANA: LA MEJOR ETAPA DE TU VIDA

la mejor etapa de la vida

Este post no debería tener fecha. Este post tendría que ser por definición, y por autoimposición, siempre contemporáneo, siempre actual. Y lo escribo, me lo dedico, a modo de recordatorio y de alarma para cuando mi mente me traicione y se vaya de viaje al pasado a regodearse en tiempos pasados que fueron mejores.

Eso pasa, pasa frecuentemente. Los planes se nos tuercen y nuestra cabeza va directa al archivo de buenos momentos, pero no para enseñarnos que hemos sabido salir de situaciones similares; para nada, se va rauda a algún momento que recuerdas idílicamente y que tu vocecita interior acompaña de un “lo bien que estabas entonces, y mírate”. Y a mi eso ya no me apetece, hay momentos en la vida que ya de por si solos son bastante rotundos como para ir complicándomelos yo misma. Por otro  lado, si uno se detiene con esfuerzo en esos mejores momentos, si vas a repasarlos al detalle como si pudieras desgranarlos fotograma a fotograma… si lo haces, puedes recuperar también sensaciones de miedo, de angustia, de inseguridad. Emociones que, al fin y al cabo, fueron (y son necesarias) para convertir en “mejores etapas” determinados momentos de la vida. Porque como sabríamos que un momento es bueno si no hubiesen emociones expansivas (de alegría, felicidad, disfrute…) que tuviesen más fuerza que las anteriores? Lo que nos hace sentir bien puede exisitir porque hay algo que nos hace sentir menos bien y que, aunque sólo sea por ello, es necesario.

Seguro que en poco tiempo este momento será uno de esos recuerdos. Estoy enamorada, tenemos un hijo precioso, he podido alargar mi baja por maternidad, me he podido organizar para hacer deporte, voy manteniendo el blog activo, estoy conociendo gente genial… Un momentazo, ¿qué no? Pero también tengo miedo, tengo muchas dudas, estoy cansada, me falta tiempo para mi y tiempo de pareja, tengo un cuerpo nuevo que no me avisó que se quedaría… Sin las sombras, no habría luces. ¡Y sería tan triste no darse cuenta de que están ahí!

Por eso, porque sin duda las situaciones y emociones constriñentes siempre están presentes, decido elegir que mi mejor etapa sea siempre AHORA. No importa si no es un momento ideal porque nunca lo ha sido. No importa si todo es como lo soñé porque a veces puede ser incluso mejor. No importa si no salen las cosas como las he planeado porque lo más espectacular que me ha pasado ha ido muy a contracorriente de mi agenda. No importa si no he conseguido lo que me proponía porque significa que aún me queda mucho que perseguir.

Me importa no perderme entre la añoranza de un pasado que me dibuja una sonrisa y un futuro que me acelera el corazón. Quiero tener eso AHORA, sea cuál sea el momento. Quiero poder decir tiunfante, siempre, mi mejor etapa de la vida es hoy. 

No Comments Found

Leave a Reply