Operación quererme

Operación Quererme 3: #BloguerasxLaLactancia

lactancia

Alguna vez ya he comentado mi inclinación por todo lo que tiene un carácter social, me atrae porque me genera curiosidad y a la vez me hace sentir comprometida. Con el tiempo, y los estudios, fui descubriendo que todas las personas tenemos la necesidad de cubrir ciertos aspectos básicos de nuestra vida social:

  1. Relacionarnos activamente con otras personas y, a poder ser con reciprocidad en sentimientos y acciones.
  2. Participar de acciones grupales o de comunidad para sentirnos incluidos.
  3. Sentirnos reconocidos y aceptados por el grupo del que formamos parte.¹

Evidentemente, preocuparse de atender estás necesidades viene siempre después de haber  garantizado las más básicas (comida, sueño, ropa…) y de protección (casa, educación…). Y puedo sentirme afortunada de poder preocuparme de satisfacer mis necesidades sociales por tener garantizadas las anteriores. Por alguna razón de mi historia personal y de mi contexto, la inquietud por comprender estas necesidades sociales calaron tanto en mi que acabé por convertir el conseguir  satisfacerlas, en mi y en los otros, en mi profesión. Me pongo primero a mi, a riesgo de quedar por ególatra, por no ser políticamente correcta. El altruismo nunca es desinteresado, ya lo decía Joey de Friends: siempre sacamos algo en beneficio nuestro, y ni la buena de Phoebe fue capaz de encontrar un ejemplo que demostrara lo contrario. Y no, no se trata de conseguir algo material o de lucrarse, la mayoría de veces algo tan preciado y poco cuantificable como es la sensación de bienestar y la conciencia tranquila.

Empiezas a hacerlo, a ayudar a los demás, pero no caritativamente, sino con respecto y reconocimiento de lo que son capaces de hacer. Te involucras y sientes el bienestar de colaborar  en dar respuesta a estas necesidades de otras personas, y es una rueda imparable. Que, evidentemente, no hace falta convertir de ella una profesión para mantenerla activa. Por todo eso cuando Madresfera publicó su campaña #BloguerasxLaLactancia con Acción Contra el Hambre no dudé ni un segundo en apuntarme. La voluntad férrea de ayudar pudo más que mis inseguridades (“¿quién va a querer formar parte de tu equipo con un blog que no tiene ni dos meses?“) y la incertidumbre (“¿cómo debe ser esto de competir con otras blogueras?“), y des del minuto cero ya estaba inscrita para poder ser capitana. A ello se unía mi reciente descubrimiento (gracias a mi primeriza maternidad) del valor fisiológico, biológico, emocional y social de la lactancia materna y la necesidad de poder compartirlo y proyectarlo. Poder formar parte de una campaña que promueve la lactancia materna en el Sahel para luchar contra la desnutrición infantil y intentar que otras madres tengan acceso a asesoramiento sobre la lactancia materna y espacios adecuados (babytents) para ello es algo que me hace sentir orgullosa y que siento que debo (y sobre todo quiero) hacer. Mi sorpresa ha sido enorme al conectar con 19 maravillosas blogueras más que, en mayor o menor medida por su biografía, sienten también esa llamada y se involucraron en darle vida a nuestro.Y en menos de dos días habíamos creado The Mamas, un equipo que no hay día que no se movilice, que no cree, que no comparta (internamente y proyectando)… 20 personas que no nos conocíamos prácticamente de nada más allá del intercambio de tweets o de comentarios en post, pero que estamos unidas y comprometidas por una causa que nos da significado y sentido de ser. Y a ello se han unido marcas y artesanos que han cedido el producto de su trabajo como aportación a la campaña.

Y no sólo nosotras, hay 11 increíbles equipos más y muchísimas personas dentro y fuera de la blogosfera que se estan involucrando. Y es que ayudar a los demás te hace:

  • Sientes que tienes un propósito
  • Augmenta tu autoestima
  • Te da un punto de reconciliación contigx mismx
  • Fortalece o crea amistades
  • Te sientes capaz
  • Mejora tu optimismo
  • Entras en flow
  • Sientes gratitud

Ya lo dice la campaña…

…y todos queremos molar, qué no? Todo esto va mucho más allá de conseguir donaciones y cumplir con el reto; se trata de sentirse parte del mundo, parte real. De poner las fuerzas que tengas disponibles (porque no debemos descuidar nuestro mundito) para hacer del mundo un lugar mejor. Cada uno según sus experiencias encontrará su causa, seguramente no me siento identificada con aquellos que se desviven por ayudar a los que ya tienen, a los que manipulan en su beneficio; pero, al final, buscan cubrir las mismas necesidades que yo: sentirse parte y contribuir. Yo he encontrado mi manera de hacerlo, ¿cuál es la tuya?  ¿Quieres que la compartamos?

No Comments Found

Leave a Reply